#LoUltimo Experiencias Lugares que hay que probar

Violeta: el nuevo y sabroso veggie de Barrio Italia

Foto: © Violeta Restaurante

La cada vez más movida oferta gastronómica de Barrio Italia, siempre con novedades, pero con mucha rotación y pocos lugares que han logrado consolidarse en el tiempo – entre ellos El Camino, Lusitano y Bar Italia -, tiene ahora un alegre y saludable vecino. Hablamos de Violeta, un restaurant instalado en una de esas típicas casas de fachada continua que son el sello del barrio y que aquí cuenta con un agradable patio interior. Su carta es breve pero precisa, con preparaciones completamente vegetarianas y cuyos sabores – con distintas influencias – no tienen nada que extrañar a los placeres carnívoros. Prueba de ello es el Falafel Chilco ($ 5.500), bolitas de falafel que siguen la tradicional receta de Medio Oriente y que aquí llegan crujientes por fuera y húmedas por dentro, para alabarlas si se piensa que esa regla – la textura – pocas veces se cumple en las cocinas de otros lugares de Santiago. Las acompañan dos salsas, por un lado, raita, típica preparación india a base de yogurt, pepino, especias y hierbas, y por el otro, una exquisita salsa de berenjenas ahumadas que logra un notable contraste de sabores. En los fondos, el Gohan Ciprés ($ 7.000), es un fresco plato que trae arroz negro, zanahoria, cebollín, palta, ´sésamo, queso crema, hongo pinyin y huevo de codorniz. En la misma línea, el Cous Cous Canelo ($ 6.800) viene con un mix de semillas, castañas de cajú, avellanas, almendras y habas, aportando sabores terrosos que juegan con una emulsión de tomate. Más contundentes, los Ñoquis Araucaria ($ 7.200) son una novedosa y rotunda preparación en que la pasta – en su punto – viene con pesto de betarragas, berros, rábanos y salsa soubise. Un hit. La carta también trae un apartado de Hamburguesas, obvio todas veggies, y de ellas imperdible es la Molle ($ 7.000), hecha a base de lentejas y zanahoria, sabrosa y nada de seca, servida junto a una asombrosa mezcla que incluye stracciatella de cabra y repollo encurtido. Para beber hay cervezas y vinos nacionales , pero también cuentan con un par de etiquetas italianas como el Rosso Piceno ($ 3.400 la copa), una D.O.C de la región de Le Marche y que habitualmente se elabora con una mezcla de cepas Sangiovese y Montepulciano. Fresco y fácil de beber, es un vino que anda bien con varios platos de la carta de este lugar que como ya anticipamos, puede transformarse en el descubrimiento veggie del barrio.

Violeta Restaurant.
Av. Italia 1468, Providencia.
@violetarestaurant

1 comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: