#LoUltimo Experiencias Lugares que hay que probar

El Toro marca su sello en Alonso de Córdova

El Toro Vitacura
Foto: © Eduardo Figueroa Teuber

El Toro, clásico restaurante de calle Loreto, en Recoleta, acaba de abrir una segunda casa con un espacio más amplio, ondero y de estupendo diseño. Todo, con el sabor y ese aire bohemio de siempre.

Tras más de 20 años de historia, El Toro inicia una nueva era. Creado en 1999 por el chef argentino Sergio Caprin, quien años más tarde le pasa la posta al peruano Chris Portugal – actual dueño y quien por entonces era conocido por armar las fiestas electrónicas más animadas de la época -, este restaurante encontró en Vitacura el espacio ideal donde plantar su espíritu bohemio. Anclado en el piso -1 de un edificio de Alonso de Córdova, justo donde antes funcionaba el club gastronómico Millesime, El Toro muestra un aire renovado y una estética con cierto look industrial que mezcla distintas influencias, destacando entre sus elementos una hermosa barra de estilo clásico, grandes espejos, un colorido mural con motivos españoles y una gran banca con faroles. El rojo predomina, pero también hay mucha madera aportando calidez.  

El Toro Vitacura
Foto: © Eduardo Figueroa Teuber

La terraza, amplia y con nada menos que 250 m2, cuenta con una gran barra que le da onda y mayor frescura un ambiente que por estos días se llena con nuevos y antiguos comensales. Cócteles clásicos desfilan entre las mesas, como es el caso de su legendario Pisco Sour Peruano ($ 5.600), el Ramazzotti Spritz ($ 5.600) o el Pistón Blanco ($5.500) hecho con pisco, tónica y limón de pica. Destaca también el Gin El Toro ($ 5.800), muy fresco, equilibrado y que incluye – además del gin –  jugo de limón, goma, jengibre y pepino en rodajas.

El Toro Vitacura
Foto: © Eduardo Figueroa Teuber

La carta de vinos tiene más de una sorpresa, y ahí, además de buenos precios, se aplaude la incorporación de pequeños productores nacionales como Catalina Ugarte y su rico País de Itata ($ 14.000 la botella) o Clos de Fous y su “Locura I” Chardonnay ($ 12.000 la botella).  Del otro lado de la cordillera y siendo además el vino “anfitrión” de la casa, destaca Las Liebres Bonarda ($ 9.900 la botella) con ricas notas frutas rojas y un leve toque a pimienta.

El Toro Vitacura
Foto: © Eduardo Figueroa Teuber

Sin pirotecnias y con los sabores de siempre, su cocina es generosa. Para partir, sabores con alma española como la sabrosa Tortilla de Papas ($ 7.500) que hay que pedir a la inglesa, o las Croquetas de Jamón Serrano ($ 7.500) que llegan con un fino y crujiente rebozado. El Crudo de Res ($ 9.200) es otro de sus clásicos y lo mejor es que viene con todos sus ingredientes por separado para terminar de aliñarlo a gusto: cebolla morada, picadillo de pepinillos y alcaparras, aceite de oliva y limón. El resultado es un crudo con enjundia, fresco y para no parar de cucharear.  

El Toro Vitacura
Foto: © El Toro

La carta es acotada, lo que se agradece a la hora de elegir. En los fondos hay platos como el Lomo Saltimboca ($ 9.200), lomo liso envuelto en jamón serrano y servido en reducción de vino tinto, o la Pesca del Día con mantequilla negra y alcaparras ($ 9.200). Ambos vienen con acompañamiento a elección y ahí, hay opciones como puré camote o champiñones salteados. ¿Un postre? No hay que dejar de probar el Suspiro Limeño ($ 4.200), un postre que en muchos lados suele ser empalagoso pero aquí tiene un notable sabor y frescura.

El Toro (Vitacura)
Alonso de Córdova 3788, piso -1, Vitacura
.
@eltororestoran

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: