#LoUltimo/Experiencias/Restaurantes

Warú: liviano y sabroso

Hace apenas dos meses abrió a un costado del Cerro Santa Lucía el restaurante de cocina nutritiva Warú. Instalado en el segundo piso de un antiguo edificio que comparten con un hostal, cuenta con una onda sencilla pero moderna, reflejo de la gastronomía que preparan tras bambalinas y que es comandada por Luis Garay, el antiguo chef de la sanguchería Capicúa. Hoy su enfoque sigue siendo el respeto por los productos y los sabores honestos, pero ya no entre dos panes. En Warú la oferta es simple: dos menús semanales con entrada, fondo y postre (todo por $5.900), pero es justo dentro de esta simpleza donde está toda la maravilla. Es una cocina enfocada en los vegetales y en la cual aprovechan los productos de la tierra de manera íntegra: hojas, flores, brotes, tallos, todo se utiliza. Algunas partes son para las sopas de entrada, otras para los jugos detox, otras para los fondos. No utilizan bombillas y las servilletas son de género, es así como llegan a botar tan sólo cinco kilos de desperdicios al día, una cantidad mínima para lo habitual de un restaurante.

Paralelo a los vegetales, se han encargado de potenciar en sus preparaciones los súper alimentos como el burgol, la quínoa y las legumbres; además, suelen incluir en uno de sus platos principales pescados o mariscos y tratan de recurrir lo menos posible a productos lácteos. El menú cuenta con jugos detox prensados en frío ($2.500 el de 500cc y $1.900 el de 250cc), con dos opciones diferentes cada semana. Y como todo está pensado para que el almuerzo sea el momento para recargar las energías de forma equilibrada – y así poder seguir rindiendo durante el día laboral -, se trata de preparaciones más bien livianas – pero que no dejan con hambre -, ideales para recomponer el cuerpo nutritivamente.

Fuimos un día a probar su menú, oportunidad en que una de las entradas consistía en una sopa de betarragas que nos repuso inmediatamente por su cremosidad, sabor y calor. Paralelamente había otra sopa hecha a base de espinacas con nueces tostadas y pesto, igual de sabrosa y reconfortante. Para el fondo, un veggie de bolitas de falafel, crocantes por fuera y tiernas por dentro, untadas en una crema de zanahorias con rodajitas de zanahorias y brotes de rabanito. En la otra esquina un espagueti de zucchini – hilos de zapallito asimilando ser pasta – y albacora a la plancha. ¿Postres? Por un lado una tradicional leche asada con nubes de merengue, rodajas de uvas y óxalis que le daban un toque fresco; y por el otro, frutas quemadas: un tuti fruti invernal de diversas frutas frescas levemente caramelizadas junto a brotes de cilantro. Acompañamos los platos con un buen vaso de clorofila de manzana, pepino y apio sin azúcar ni agua agregada, cuyo dulzor y acidez la hacían perfecta para acompañar la comida.

Poco a poco la buena cocina se va haciendo más accesible y amistosa para todos. La tendencia de esta generación de cocineros es llevar su pasión por los alimentos a cada mesa y demostrar que comer rico no es un lujo de pocos. Es simplemente una convicción de que cada producto tiene algo valioso que entregarnos y cocineros como Luis Garay están dispuestos a demostrarlo de la manera más sabrosa.

Warú.
Santa Lucía #168, Santiago Centro.
Lunes a Viernes de 12:30 a 15:30.
Más información en su fanpage.

Fotografía portada: Warú.
Fotografía platos: Francisca Rivera.

Un pensamiento en “Warú: liviano y sabroso

  1. Pingback: 17°56°: nueva cocina chilena en Providencia |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s