#LoUltimo/Experiencias/Restaurantes

Sabores patagónicos en Punto Ocho

Los sabores y aromas de la Patagonia llegan a instalarse en el octavo piso del Hotel Cumbres Lastarria, en su restaurant Punto Ocho. Número mágico, cocina alquímica y vista olímpica, hacen que la experiencia sea redonda.

Cristián Urrutia, su nuevo chef – ex Lorenza Bistró – , trabajó 4 años en la Patagonia chilena, adquiriendo conocimientos sobre los productos regionales, sus orígenes, sus calidades y sus mejores usos y técnicas de cocina. Ganador de los Premios Fuego 2017, este joven cocinero, tiene aquella pampa austral en la palma de su mano para transformarla en los fuegos de la cocina expuesta a la vista de los comensales.

Una cocina honesta y de calidad es presentada en una atractiva carta minimalista con propuestas como Jamón artesanal de Guanaco con crema de nabo, cubos de queso de cabra, polvo de aceitunas negras y tomates cherry al orégano ($ 10.500). Si, ¡jamón de guanaco! Una carne de bajo contenido graso, suave en sabor y de color marrón rojizo, muy oscuro. Imperdible. La Esfera de Jaiba cubierta en crocante de calafate sobre crema de cebollas al rescoldo ($ 10.500), es una experiencia de aquellas que uno siente el honor de romper la cubierta para dejar aflorar los aromas encerrados. El Caldo de choritos ahumados en madera de cerezos con papas nativas chilenas ($ 6.900), es una verdadero viaje hacia el confín del mundo, un caldo muy potente, concentrado y revitalizador.

No podría faltar el Cordero Patagónico en salsa de calafate, acompañado den hongos con mantequilla de eucaliptus y rocas de garbanzos ahumados, una suerte de humus rebozado en forma de rocas ($ 15.500). Si su deseo es probar la carne de guanaco menos intervenida, el Lomo de Guanaco orgánico es sencillamente sellado a punto, acompañado de milcaos al estilo chilote, puntas de espárragos y salsa de vino Carmenere y dulce de membrillo ($ 15.900). Otra de las novedades que destellan en la carta es la Jibia grillada y Piure en salsa verde acompañada de ensalada de mote con habas y aceitunas verdes ($ 10.900) de sabores marinos intensos y pronunciados, puede transformarse en un vicio para los asiduos a estos productos.

Para finalizar, los postres en Punto Ocho siguen una línea ascendente con una hermosa Textura violácea de calafate, cremosa semi-esfera acompañada de berries australes, como murta y calafate, y trozos de bizcocho de chocolate y helado de maqui ($ 4.900). La versión remasterizada del Alfajor, con mousse de manjar y ruibarbo y helado de castañas ($ 5.800) es otro de los imperdibles, como también la Torta de mousse y bizcocho de chocolate relleno de crema de zarzaparrillas y murta silvestres, con helado de hierbabuena ($ 5.500). Para los más convencionales y fieles a los sabores europeos, la Tarta de Manzanas caramelizadas es servida tibia, con gotas de cremoso de leche de ovejas y helado de canela ($ 5.900).

Punto Ocho.
Hotel Cumbres Lastarria, piso 8.
Jose Victorino Lastarria 299, Santiago.
Teléfono (2) 2496 9000.

Fotografías: @ Punto Ocho

Un pensamiento en “Sabores patagónicos en Punto Ocho

  1. Pingback: La fórmula Ciento Once |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s