#LoUltimo/Experiencias/Restaurantes

Por los sabores de Cerro Alegre

fauna_portada_

Después de Santiago, Valparaíso es la ciudad con la más amplia oferta gastronómica, y es sin duda Cerro Alegre, el sector que concentra la mayor oferta. El auge del turismo patrimonial y de los hoteles boutique, ha contribuido aquí a la aparición de interesantes propuestas, de las cuales destacamos cuatro: Fauna, El Internado, Mercadito Alegre y Casa Altamira.

fauna_

Junto a la calle Almirante Montt, el pasaje Dimalow es uno de los epicentros de la escena gastronómica, y es ahí donde justamente está Fauna, el hotel y restaurant con una de las mejores vistas de la ciudad puerto y cuya cocina apuesta mayoritariamente a los sabores mediterráneos. Entradas como Cordillera ($ 3.900, en la foto de portada), son un muy buen comienzo – más aún si pensamos en su precio -, la cual trae champiñones salteados con duraznos caramelizados, jamón serrano y rúcula, todo sobre una crujiente galleta de hojaldre. Notable juego de sabores y texturas, que da paso a fondos como el Atún rojo sellado ($ 12.000) en salsa de naranja y merkén; dos medallones que llegan sobre una base de cous cous con mango y almendras partidas, estas últimas aportando textura al conjunto. La recomendación es pedir el cous cous tibio, ya que normalmente lo sirven frio, para que así el pescado mantenga su temperatura mostrando todo su sabor. El Quinotto Vegetariano ($ 7.500) es una preparación de tres quinoas – roja, negra y perlada – con queso de cabra y parmesano, acompañadas de zapallo italiano, zanahoria, pimientos y setas. Un plato de sabores terrosos que se complementan con la intensidad del queso de cabra y el contraste de las verduras. Ya en los postres, el Volcán de Chocolate ($ 4.500), preparado con chocolate 70% cacao y centro líquido de sorbete de pomelo y menta es como se imaginarán, una combinación notable.

el_internado_

Al frente de Fauna, y con otra fascinante vista de Valparaíso está El Internado – que sí, antiguamente era un verdadero internado -, con cocina a la vista y grandes espacios que van formando distintos ambientes, incluido un cómodo lounge y una galería de arte. Su amplia terraza ubicada en el segundo piso, es el lugar perfecto para partir con entradas como el Pulpo Sureño ($ 5.500), blandito y servido con una salsa que mezcla tomates y albahaca; o el Queso Camembert ($ 4.200), glaseado con miel y chutney de arándanos junto a un toque de merkén, una jugada combinación de sabores lácteos y cítricos que aquí funciona a la perfección. El mismo chutney es el que baña a la Hamburguesa Rebelde ($ 6.900), jugosa, sabrosa, y acompañada de rúcula, queso azul y lactonesa de ajo. Siguiendo en el ámbito carnívoro, la Entraña Atrevida ($ 9.400), viene preparada a la pimienta con cebollas caramelizadas junto a una papa rellena con champiñones, tomate deshidratado, tocino y parmesano. La carne tiene buen punto de cocción y el relleno de la papa – en especial por el tocino – es un rico contrapunto al dulzor de la cebolla caramelizada. A la hora dulce, aparecen postres como el Mil hojas de Manzana ($3.500), una especie de compota o puré de manzanas entre dos capas de crujientes y finas hojas de masa philo, acompañado de helado de carmenere y crema de vainilla.

mercadito_alegre_

Y hablando de tentaciones dulces, a pasos de El Internado y justo al frente del acceso al pasaje Dimalow está Mercadito Alegre. El nombre lo dice todo: un pequeño y colorido lugar donde la felicidad tiene forma de pasteles, galletas artesanales y chocolates. Ya sea a media mañana o a media tarde, su aromático café en grano traído de Nicaragua y tostado en el mismo puerto, llama a hacer una pausa y disfrutar del momento. ¿Para probar? Todo aquí es de elaboración propia – excepto los chocolates en barra y los macarrons -, lo cual producen en su amplia y pulcra cocina – lo que no tiene nada que envidiarle a una planta de producción – instalada bajo el mismo local, partiendo por sus gigantes cupcakes ($ 1.500), sus galletas con sabores como chocolate, naranja o maicena ($ 1.600 los 100 grs), o sus tartaletas. Hay postres – los cuales se pueden llevar al igual que el café –como un adictivo bombón de castaña ($ 1.900) o un suave mousse en sabores como amaretto, frambuesa o mango ($ 1.700). Pero nadie se puede ir de aquí sin antes darse un pequeño lujo. Hablamos de sus adictivos mini pie de maracuyá (a solo $ 300), bocados que son la compañía perfecta de su café espresso ($ 1.000).

altamira_

Al caer la noche – que en Valparaíso es larga – buena idea es bajar por el ascensor Reina Victoria para ir a Altamira, la casa cervecera nacida el año 2013 y que produce una de las mejores cervezas del puerto. Fotografías de Valparaíso antiguo, artilugios, clásicas botellas de loza y la planta de producción a la vista son parte del ambiente que recibe al visitante. Y claro, aquí no se puede partir de otra forma si no es con una Degustación de cervezas Mestiza ($ 3.500), lo que incluye una refrescante American Pale Ale; una Deutsches Alt Bier, de rico amargor; una intensa Irish Dy Stout y dos ediciones especiales: Indian Pale Ale y English Brown Ale. Para los que prefieren el formato botella, está la línea Altamira, en sus variedades Amber Ale, Stout y Pale Ale, todas en tamaños de 330 y 750 cc ($ 2.800 y $ 6.000 respectivamente). La carta de comidas, contiene sencillas pero sabrosas preparaciones, comenzando por tablas como la Mestiza ($ 8.600), la que viene con camarones apanados, brochetas caprese, aros de cebolla y choricillos y salame artesanales de Sethmacher. Otra opción son las pizzas, de masa algo aireada – poco menos que una focaccia – y elaborada con cerveza. La Alt Bier ($ 8.200) por ejemplo, viene con tomate, choclo, carne mechada y mozzarella, esta última también presente en la Stout ($ 8.200), la cual además contiene salame y chorizo artesanal Sethmacher. Pero si hay algo que es el mejor amigo de una buena cerveza, eso es una hamburguesa como la Andres Blest ($ 7.500), cuyo nombre hace referencia al fundador de la primera cervecería chilena. Son 200 grs de una jugosa hamburguesa que viene con cebolla caramelizada, tomate, lechuga, pepinillos, mozzarella y un huevo frito a punto. Contundente y con ese rico toque de frescura otorgado por los pepinillos. Jazz en vivo los martes, miércoles y jueves, hacen de este lugar uno de los nuevos clásicos porteños.

Direcciones.
Fauna. Pasaje Dimalow 166.
El Internado. Pasaje Dimalow 167.
Mercadito Alegre. Almirante Montt 406.
Casa Altamira. Avenida Elias 126.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s