Experiencias/Restaurantes

Shakti: cocina vegana en Barrio Italia

shakti_canelones_

Una clásica moto vespa da la bienvenida a los comensales que muy curiosos, ingresan a este restaurant cuyo nombre significa “energía en movimiento”. Es que su propuesta de cocina cien por ciento vegana es algo muy difícil de encontrar – no hay más de cinco de este tipo en todo Santiago -, más aún cuando se trata de un concepto que suele confundirse con la cocina vegetariana. Si queda alguna duda, lo que hay que saber es que muchos de sus platos no son sinónimo de bajas calorías y eso se agradece cuando lo que se busca es compartir platos contundentes pero saludables.

En los fuegos está Leandro Vicencio, un joven argentino que junto a un par de socios, abrió hace cuatro años el primer Shakti en pleno barrio de Palermo en Buenos Aires. Y claro, no podía ser de otra forma y en Santiago eligieron el Barrio Italia para instalarse al interior de una antigua casona remodelada. Es ahí donde en un pequeño y sencillo espacio – punto a mejorar es la falta de decoración que le otorgue más identidad al lugar -, fluye desde hace poco más de 2 meses una gastronomía que sorprende por sus posibilidades, lo cual, tal como hace suponer, logran con más creatividad que sofisticación.

Para comenzar, una muy buena opción son las Bruschettas Shakti ($ 3.200), donde cuatro tostadas de pan de la casa – horneado con aceite de oliva y orégano – vienen con un increíble y cremoso queso de castañas de cajú, tomates deshidratados, rúcula, albahaca y distintos brotes; o su Pizza ($ 3.000), de masa crujiente y cubierta con queso de frutos secos – de textura similar a un hummus -, albahaca y aceitunas; simple y deliciosa. Un comienzo notable, si pensamos que aquí nada tiene un origen animal – eso significa además que no hay huevos ni leche en sus preparaciones -, que varios platos son libre de gluten o que tampoco utilizan la soya, volviendo aún más complejo el proceso.

Al llegar a los fondos – ojo que las opciones varían entre almuerzo y cena – , encontramos algunos clásicos de la cocina vegana como son los Falafel de Lentejas ($ 5.600) , rebautizados aquí como “New Fusión”, preparados con lentejas brotadas y montadas sobre papas y verduras asadas con romero, oliva y pimiento morrón ahumado; o el aún más contundente Wok Thai ($ 4.500), que trae fideos orientales salteados con cebolla de verdeo, repollo y pimientos, todo bañado con una salsa que mezcla maní, cúrcuma y el picante del día; un plato elegante, de sabores terrosos – los fideos son hechos con harina de porotos – y en donde conviene elegir el grado de picor. Imperdible resulta también el Canneloni Bicolore ($ 7.000, en la foto): dos pastas de gran tamaño, una rellena con pesto de queso de frutos secos, albahaca, espinacas, cebollín y pimiento verde; la otra con cebolla y repollo morado, pimientos rojos y ricota de almendras. Un juego de sabores.

Para el final, dos postres que hay que probar. El Cheesecake Raw ($ 3.000), una curiosa deconstrucción del cheesecake de frutos rojos – servido en un mug -, el que viene con una base crocante de almendras y crema de castañas de cajú; y el Creati Brownie ($ 3.700), dos enormes trozos de brownie, el que se sirve tibio y acompañado de helado de chocolate y frutos rojos.

Shakti.
Av. Italia 1568, Ñuñoa.
Teléfono 232026455.
Más información aquí.

Fotografía: Sabine Greppo @greppos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s