Experiencias/Restaurantes

Panko: el nuevo nikkei de Lastarria

panko_

Caminando por calle Lastarria, al llegar exactamente al número 53, se encuentra Panko, el nuevo restaurant sushi nikkei del también socio del Tambo, Yonatan Malis. Una angosta entrada, conduce a un lugar que inmediatamente te traslada a esa clásica idea japonesa: la del pequeño local de barrio, casi de paso, en el cual comes y hablas directamente con el cocinero, y en donde se trabaja solo con productos frescos y de elaboración artesanal. Una fórmula que aquí está adaptada perfectamente al gusto local y que con una evidente influencia peruana, incorpora además la aplicación de técnicas francesas, según nos relata su itamae, Danielle Rondelli.

El hecho de sentarse entre sus escasos cinco asientos de la barra – al que se suma una mesa –, e interactuar con los demás comensales, es algo que parece impagable, más aún con ese espíritu lúdico que emana de su equipo, el cual se transmite por todo el lugar. Y es difícil de creer que estén abiertos solo hace 6 meses, pues los comensales que asisten parecen hacerlo desde hace mucho más tiempo.

Bajo este relajado ambiente, comenzamos con una cerveza Soma Y Pale Ale y su Atún Sellado ($ 2.200), un nigiri elaborado con filete de atún sellado, mousse de tofu y jelly de rocoto, el que probamos junto a una salsa de jengibre de elaboración propia. Luego llega el momento del Acebichado Roll ($ 6.200), envuelto en atún fresco y relleno de camarón furay, queso crema y palta, bañado en emulsión de leche de tigre y con trozos de camote frito para darle crocancia. Destaca su arroz, equilibrado, sabroso y muy bien hecho, el cual preparan en un Hangiri tradicional traído desde Japón, una razón más para aplaudir el trabajo de su cocina.

Continuamos con un plato que de solo verlo estimula de inmediato las papilas, y es que las Pinzas Panko ($ 6.500) tienen un aspecto y sabor delicioso: pinzas de jaiba y puré de camarón apanado frito, montado sobre mousse de hondashi y cubierto por una mermelada agridulce hecha a base a naranja, guindilla y tamarindo. Mientras degustamos, nos percatamos de que la soya sobra, y es que aquí untar los rolls en soya parece casi un sacrilegio. Pasamos al Gunkan Tuna ($ 1.900), un nigiri inverso compuesto de tartar de atún, huacatay, sésamo y salsa de anguila, terminado con aserrín de atún, sencillamente una delicia.

Finalizamos esta alegre y sabrosa experiencia con Gyutataki ($ 2.200), la versión mar y tierra de Panko, la que impacta no solo por la textura de su filete de res levemente sellado o por su salsa anticuchera, sino también, porque cada sabor nos recuerda esos fines de semana chilenos, acompañados del asado y el pebre, algo que hay que probar sobre todo ahora que llega el dieciocho. En fin, ir a Panko es como ir a comer a casa de tus amigos, de esos que aman la cocina, en un ambiente sencillo y muy entretenido.

Panko.
Jose Victorino Lastarria 53, Santiago.
Fono 26648280.
Más información aquí.

Fotografía: Cyril Pérez.

3 pensamientos en “Panko: el nuevo nikkei de Lastarria

  1. Pingback: Un Pop-up nikkei | experiencias wherelunch

  2. Pingback: Panko: el nikkei crece | experiencias wherelunch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s