Experiencias Vinos que hay que probar

9 imperdibles de MOVI

MOVI_imperdibles

MOVI – el Movimiento de Viñateros Independientes – celebró su primera Movi Night con una gran fiesta en los jardines de la Embajada de Italia. Junto a buena música, rica gastronomía y por supuesto exquisitos vinos, fue la oportunidad ideal para los winelovers de conversar directamente con los enólogos de las viñas y disfrutar de un ambiente único. Anoten, porque aquí les contamos una selección de estos vinos rebeldes que no pueden dejar de probar:

Polkura, Aylin, Sauvignon Blanc [Valle de San Antonio]. Nos sorprendió este Sauvignon Blanc producido a tan sólo 3 kilómetros del mar, que muestra una nariz algo austera, pero con notas salinas y reflejos minerales. Con una acidez eléctrica y chispeante, tiene un final largo y es ideal para abrir el apetito.

García Shwaderer,Marina, Sauvignon Blanc [Valle de Casablanca]. Estos dos enólogos catalogados como defensores del terroir, presentan su Sauvignon Blanc del año 2013. Producido con diferentes cuarteles de la misma cepa, revela un producto muy distinto al resto del valle. Algo sobrio en nariz, pero muy elegante, de acidez media alta, salino, oleoso en boca y persistente.

Clos Andino, Chardonnay [Valle de Casablanca]. Buscando un blanco con más cuerpo probamos este gran Chardonnay. Fermentando un 20% en barrica, se expresó muy bien en nariz, revelando notas a fruta tropical, membrillo, algo de frutos secos como las almendras y leves notas minerales. En boca es bastante complejo, de acidez media, de cuerpo oleoso y de final largo.

Starry Night, Emoción, Pinot Noir [Valle del Maipo]. Sus viñedos ubicados a los pies de la cordillera de la costa del Valle del Maipo, con tan sólo cuatro hectáreas de Pinot Noir, presenta notas en nariz a ciruela pasa y a fruta negra como la mora. De acidez persistente y ligero. Un vino con carácter.

Clos Andino, Carmenere [Valle del Cachapoal]. De la zona de Peumo, se destaca por ser un vino equilibrado e intenso. En nariz, muy especiado y con esa nota particular del Carménère que es el pimentón. En boca se expresa muy bien, de acidez media, taninos finos y redondos. Persistente y consecuente en nariz. Lejos, uno de los mejores Carménere que hemos degustado y muy buen exponente de su terroir.

Tunquen, Syrah [Valle de Casablanca]. Un vino muy elegante y fresco. Con aromas a fruta negra madura, algo levemente ajerezado y con suaves notas minerales. En boca tiene una acidez chispeante y se muestra jugoso y fresco. Recomendamos decantarlo, para que exprese mejor sus virtudes.

Rukumilla [Valle del Maipo]. Rukumilla es una palabra mapuche que significa Pechos de Oro y es un proyecto familiar ubicado cuyas uvas se cosechan a mano. Su ensamblaje compuesto por Syrah (51%), Cabernet Franc (25%), con Malbec (12%) y Cabernet Sauvignon (12%) es un vino con personalidad. Muy frutal en nariz – donde predominan los higos maduros y ciruela – y muy noble en boca. Tiene una acidez media, taninos suaves y sedosos. Y como no, si estábamos ante una cosecha 2008. Aconsejamos decantar.

Trabun, Syrah [Valle del Cachapoal]. Trabun, que significa lugar de encuentro, es un proyecto que nace en año 2005 y en el cual se trabaja a fondo con la variedad Syrah. El objetivo es realizar un vino que respete el carácter frutal de la zona de Cachapoal y crear un producto en sintonía con la edad del viñedo. Sergio Avendaño, enólogo de la viña, rompe los esquemas con respecto a las altas edades de los viñedos. Nos cuenta que cuando las parras son nuevas, en los primeros años, los vinos muestran su verdadera pasta. Guardado durante 12 meses en barrica, este vino se muestra muy equilibrado, bastante frutal, de acidez expresiva, largo y persistente.

Flaherty [Valle de Aconcagua]. Su ensamblaje de Syrah, Cabernet Sauvignon y Tempranillo, fue uno de los vinos de Aconcagua que nos sorprendió. Sus dueños querían jugar con lo clásico, pero agregando algo diferente, que en este caso es el Tempranillo. Con experiencia en España, desarrollan este noble ejemplar que en nariz es muy frutal. Las moras, arándanos y algo de jerez se presentan una vez que agitamos la copa. En boca es suave, con taninos redondos y consecuente en nariz.

Los vinos de MOVI se pueden encontrar en Santiago Wine Club. Rosal 386, Barrio Lastarria.

Fotografía: Juan María Alen.

3 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: