#LoUltimo/Experiencias/Restaurantes

La Comida Rica de Pichilemu

En pleno centro de Pichilemu, se encuentra el restaurante Comida Rica, una propuesta gastronómica donde los productos locales reinan en creativas preparaciones. Gerardo León, dueño y chef a cargo del local, y declarado un amante de la charcutería – algo que heredó de familia y perfeccionó junto al maestro charcutero Leonardo Chacón -, partió su trayectoria gastronómica en Puerto Varas trabajando de la mano del chef Gregoire Pichon en Sirocco restaurante. De paso por otros lugares como Surazo en Concepción y La Sazón en Cañete, decide finalmente arrancar a la capital del surf para trabajar en el restaurante Pepi en Punta de Lobos, considerado el primero en hacer cocina local en la zona. Lo aprendido, le sirvió para atreverse a emprender casi de forma clandestina vendiendo almuerzos y cenas, para luego, montar su propio restaurante.

En Comida Rica nos encontramos con preparaciones sabrosas y contundentes con una carta donde no hay nada establecido, con precios entre 5.500 y 8.500 pesos por plato. Aquí nada se congela y lo esencial está en la frescura de los productos locales como ocurre con su famoso plato llamado Rompecatre (en la foto de portada), un ceviche que lleva pescada del día, mariscos y algas de la zona. Para esta ocasión no había pescada por lo que el menjunje era de ulte, luche, caracoles, oxalis, lapa, nalca y piures. Todo esto acompañado de una ensaladilla y con un brebaje llamado “Indio Picaro”, una especie de leche de tigre con aguardiente. Continuamos con el Feo pero Rico, pejesapo frito rebozado al estilo pescador, receta que Gerardo consiguió del mismo proveedor del pescado. Marinado en limón, vino y ajo, este pescado graso se caracteriza por tener poca carne y ser bastante sabroso.

Si de carnes de caza se trata, las Tórtolas estofadas al vino blanco (en la segunda foto) acompañadas de unas deliciosas papitas salteadas es un acierto de sabores y uno de los platos imperdibles de su propuesta. Para los amantes de las pastas caseras, los Tortellinis rellenos de lapa y queso de campo (en la foto anterior) son una parada obligada para darle una segunda oportunidad a este marisco casi olvidado. Al finalizar, el Manjarete casero, con una delicada capa de harina tostada, es un postre que sencillamente traslada a la niñez. Así es como nos despide Comida Rica, un local de cocina transversal, estacional y accesible para todos. Ojo, que se vienen varias sorpresas, entre ellas la ampliación del local, la incorporación de una carta de vinos y cenas maridaje, estas últimas disponibles desde septiembre.

Restaurant Comida Rica
Daniel Ortúzar 714, Pichilemu
Teléfono: (+56-72) 248 5238.

Fotografías: Carlos Osorio @charleoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s