#LoUltimo/Experiencias/Restaurantes

Cócteles, sánguches y conejos

Hablamos de conejos porque este lugar está inspirado en torno a ellos, porque es un lugar lleno de detalles y rincones donde se van descubriendo, y porque sus dueños son fanáticos de la magia y las historias donde intervienen estos pequeños animales de orejas largas. Instalado hace 2 meses en la esquina de Pedro de Valdivia con Eduardo Llanos en Ñuñoa, Casa Conejo es de esos lugares que tienen casi todo para ser un hit: onda, música, barra y buena cocina. Al llegar, figuras y motivos asociados a los conejos dan la bienvenida, los que se van multiplicando a medida que se recorre el lugar. Distintos ambientes, incluido un segundo piso con varios espacios para reunirse en grupo o celebrar algo especial, dan forma a este lugar cuyo entretenido concepto hacía falta a este lado de la ciudad.

En la carta todo parte de la mejor manera con una serie platos pensados para compartir. Están las Empanadas del Bosque ($ 3.800), muy sabrosas y de rica masa, rellenas de queso mozzarella, pesto de albahaca y tomates deshidratados; o el Tártaro de Atún ($ 7.000), fresco y sabroso, preparado con aceite y semillas de sésamo, cebolla morada, brotes y limón sutil. También hay sánguches, los mismos de Cómeme, la sanguchería “hermana” instalada tras Casa Conejo, con preparaciones contundentes como el Sándwich de Plateada de Campo ($ 7.500), el que viene con plateada angus cocinada a fuego lento en finas hierbas, queso de campo fundido y champiñones salteados, todo sobre pan frica. Para los que la carne no es lo suyo, buena idea es la Hamburguesa de lenteja hummus ($ 4.500), servida en pan pita y acompañada de hummus, tomate, lechuga, cebolla morada y salsa de yogurt menta-ciboulette.

La coctelería de autor domina su barra con preparaciones como Madera Acaramelada ($ 6.200), una singular mezcla de pisco envejecido, limón fresco, syrup de caramelo y un toque de vino dulce. Otro de los cócteles que despacha su barra y que no hay que dejar de probar es Bosques del Sur ($ 6.200), presentado en una curiosa botella – simulando esos antiguos brebajes medicinales – cuyo contenido trae una combinación de gin, macerado de eucaliptus, licor araucano y un toque de ginger beer. El resultado es una preparación donde las notas a eucaliptus juegan muy bien con el jengibre, potenciando su frescura y sabor. ¿Un Negroni? Sí, también hay clásicos.

Casa Conejo.
Av. Pedro de Valdivia 2785, Ñuñoa.
Teléfono 09 7389 7521.
casaconejo.cl

Fotografías © Jaime Valenzuela

Un pensamiento en “Cócteles, sánguches y conejos

  1. Pingback: La nueva ruta del cóctel |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s