Experiencias

Viviendo la vendimia en Viu Manent

Carruaje Viu Manent

En plena época de Vendimia, fuimos a la viña Viu Manent en Santa Cruz, a conocer que hay detrás de cada botella, ensuciarnos un poco y vivir la increíble experiencia de vendimiar en el Valle de Colchagua. Un rico café y deliciosos dulces, nos esperaban a la llegada para prepararnos a un recorrido en carruaje hasta uno de los viñedos – para los más atrevidos, el tractor fue una gran alternativa de transporte -, donde todos los materiales estaban listos para cosechar a mano el Malbec. Una tarea que resultó ardua, con racimos muy compactos que hacían difícil su corte y que estaban destinados a la línea de producción de vinos Rosé. Con este entretenido desafío en contacto con la uva, debutamos como vendimiadores.

En las bodegas – donde Patricio Celedón, Enólogo Jefe de la viña, nos dio una breve charla sobre los procesos de vinificación -, probamos directamente de las cubas vinos que aún están en proceso, como un Sauvignon Blanc y un Malbec, ambos verdaderos jugos: dulces, frescos e ideales para el calor. Ya instalados en la sala de barricas – donde el 90% es de roble francés y en el cual se guardan los mejores vinos de Viu Manent -, Patricio nos explicó como están siguiendo las tendencias vitivinícolas con la instalación de huevos de cemento, ideales para realizar extracciones más suaves y decantaciones más lentas, entregando complejidad en nariz y potenciando la concentración mineral en los vinos tintos. Atentos WineLovers, ya que en un par de años, Viu Manent apuesta con elaborar un vino completamente bajo este método.

Muy relajados en los jardines del centro de visitas La Llavería – lugar ideal para comprar vinos o algún engañito -, un aperitivo incluyó vinos Sauvignon Blanc y Carmenere de la línea Secreto. El primero nos encantó por su frescura y expresión frutal, mientras que el segundo destacó por sus notas herbáceas y mucha fruta negra. Concluyendo la jornada, la Cava de Don Miguel fue el escenario de un menú maridaje, donde disfrutamos de una fresca ensalada de hojas verdes con camarones y ostiones – maridado con Secreto Sauvignon Blanc -, seguido de un perfecto lomo con papitas salteadas y pimientos – acompañado de San Carlos Malbec Single Vineyard-. Un delicioso chilenito con manjar casero y lúcuma, fue el protagonista del postre que armonizamos con Noble Semillón Gran Reserva, un vino de equilibrada frescura y dulzura. Toda una maravilla. En resumen, una experiencia imperdible con la que Viu Manent, apuesta por acercar a los consumidores al fruto que nos da tantos instantes y placeres.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: