Experiencias

La nueva invasión de cervezas belgas

kasteel_

Un grupo de amigos chilenos viajaron a Bélgica y descubrieron el mundo que hay más allá de la Gulden Draak. Rápidamente hicieron los contactos y hoy están con la camiseta puesta representando a tres grandes familias cerveceras: Von Honsebrouck, cervecería belga con más de 200 años en la industria – Kasteelbier es su línea de alta gama -; Bockor, que cuenta con más de 130 años de producción y finalmente Westmalle, que producen cerveza trapense con más de 150 años de historia.

En una cata-maridaje realizada en el Bar La Destilería y dirigida por el Sommelier Profesional Felipe Pizarro, tuvimos la oportunidad de probar varias de las cervezas de este portafolio. ¿El resultado?.

Kasteelbier Blond Ale. Con 7° de alcohol, es una cerveza ideal para comenzar. Fresca, con aromas herbales y cítricos, de burbuja fina y fácil de tomar. Ideal para beberla sola o con preparaciones frescas.

Kasteelbier Donker. Inspirada en las populares cervezas de abadía y con 11° de alcohol, se caracteriza por sus aromas a chocolate y plátano. De gran cuerpo, cremosa y engañosa. Láminas de queso gauda y dulce membrillo son un buen maridaje.

Kasteelbier Rouge. Es una mezcla de cerveza Donker Kasteel y un 25% de licor de cerezas. Con 8° de alcohol y aromas a frutos rojos, se hace notar por su baja carbonatación, cuerpo y un leve toque dulce en boca. Ideal para acompañar platos más golosos, como solomillo en salsa de miel y mostaza.

Kasteel Cuvée du Chateau. Cerveza de gran calidad ideal para aficionados. Elaborada con cerveza Donker y envejecida durante dos años en barricas de roble, se caracteriza por su gran intensidad aromática y su complejidad, desde higos hasta tabaco. De gran cuerpo, cremosa y más amarga, es una cerveza que exige comer y un tártaro es una buena compañía.

Trignac. Cerveza triple guardada durante dos años en barricas de cognac, es una joyita de edición limitada de tan solo 9000 botellas. Con una gran gama aromática, encontramos vainilla, corteza de cítricos y algo de miel. En boca es redonda, amarga y de final largo. Para aficionados y coleccionistas.

Bockor Omer. Con 8° de alcohol, fue creada en honor a sus 5 generaciones de cerveceros. Rubia y de espuma persistente, es una cerveza seca, fina en nariz y con toques a plátano, de gran amargor y de final largo.

Bockor Blauw. Cerveza export, rubia y corpulenta, con un leve amargor e ideal para calmar la sed. De aromas maltosos y cítricos, preparaciones como jamón serrano y salmón ahumado, resultan una perfecta armonía.

Kriek Max. Perteneciente a la cervecería Bockor, es una cerveza Lambic, elaborada con jugo de cerezas. Campeona mundial en el World Beber Awards 2011, es toda una delicia, sofisticada y fresca. Ideal para iniciados en el mundo cervecero.

A la venta en Zapata Imports, Beervana y Cervezateka
Precios entre los $ 2.700 y $ 4.000
Más información en contacto@kasteelbier.cl y en twitter @KasteelbierCL

3 pensamientos en “La nueva invasión de cervezas belgas

  1. Pingback: Luco´s: hamburguesas al poder | experiencias wherelunch

  2. Pingback: Caras a la Carta | experiencias wherelunch

  3. Pingback: KrossBar llega a Providencia |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s