Experiencias/Restaurantes

Un viaje a la Boquería

anchoas_la_boqueria_

Después de un par de temporadas, volvimos a realizar un viaje por los sabores de La Boqueria de Barcelona, esta vez para probar los nuevos aires de una carta que ha sabido mezclar tradición e innovación. Fiel al origen y busquilla a la hora de seleccionar productos para deleitar tanto a paladares chilenos como españoles, Marc Mateu-Alsina, socio y chef ejecutivo, es el alma máter de este restaurante que con tres años de vida te lleva directo a la esencia de la cocina catalana.

Y como no empezar en este lugar con una clásica Sangría de Cava – que aquí preparan con Freixenet, Ginger Ale, naranjas, limones y un toque de ginebra -, refrescante e ideal para esas tardes de terrazas y porque no, para acompañar los platos de la carta, que comienza con tapas como los frescos Boquerones en Vinagre ($ 6.900) o las intensas Anchoas con Pimientos ($ 6.900, en la foto), ambos estrenos absolutos de la temporada.

Para seguir, unos tradicionales Pimientos al Piquillo rellenos con brandada de Bacalao ($ 6.900) – sí, Bacalao, el mismo que el pasado era tristemente conocido en Chile por su aceite para prevenir resfriados inoportunos – que destacan por su suave y equilibrado sabor, un resultado notable si se piensa en sus ingredientes, y una alternativa ideal para realizar las paces con este famoso pescado.

Ya en los fondos, Mar y Montaña ($12.900), una de las primicias de la carta, es un plato que combina productos de estos dos lugares: albóndigas de wagyu en su salsa junto a langostinos, camarones y cepes, una preparación creativa, sabrosa e innovadora. Más afrancesado, el Confit de Pato con peras al vino y gratin de papas ($ 12.900), es un plato lleno de sabor y de mucha gracia, donde las peras son caramelizadas con vino y azúcar y el gratín cumple con la función de armonizar el conjunto; mientras que el Bacalao con espinacas a la Catalana y gratinado con Aioli ($12.900) – el termino a la catalana significa que a la preparación se le agregan frutos secos -, es un plato que resulta crocante y en donde sorprende una vez más la integración que este pescado logra en los sabores.

Para finalizar dulcemente, dos postres que no pueden dejar de probar: las Torrijas de Santa Teresa ($ 4.500 ), un clásico y sabroso postre elaborado con un bizcochuelo remojado en leche merengada y acompañado de helado de turrón; y el “Pastis de Poma” ($ 3.900), tarta fina de manzana caramelizada, una preparación que se parece mucho a la Tarte Tatin, pero en una versión más fina y delicada, con una masa más crocante y coronada con helado de vainilla.

Definitivamente La Boqueria sigue marcando terreno en El Mañío, destacándose por su clásica pero innovadora cocina y en donde muchos de sus platos son el reflejo de la popular cocina de mercado catalana.

La Boquería de Barcelona.
Paseo el Mañio 1637, Vitacura. Fono 22288068.
Más información en boqueria.cl y en twitter @boqueriadebarce

Fotografía: wherelunch.com

2 pensamientos en “Un viaje a la Boquería

  1. Pingback: Un bar de tapas en Lastarria | experiencias wherelunch

  2. Pingback: En los cielos de Lastarria: Punto Ocho |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s